Beneficios del agua salada para las piscinas

Piscina de agua salada

El verano, como todo lo bueno, tiene sus cosas malas. Nos exponemos en gran cantidad a los rayos de sol y nos bañamos y pasamos la mayoría del tiempo sumergidos en aguas que, tal vez, no son tan saludables como pensamos.

El agua salada del mar, aquella que está hecha para secar, curar y cicatrizar es la mejor de las opciones, o incluso aquellas aguas que en vez de con cloro, es con sal con lo que se depuran.

Es por eso que en Hotel La Laguna 4*Sup. utilizamos la cloración salina para nuestra piscina y su jacuzzi y para todas las zonas y aguas del Spa. La cloración salina es aquella que genera cloro a través de la sal y no le hacen falta químicos. Nuestro fin es que tu cuerpo sienta la sensación más natural y menos química posible. Tu cuerpo, tu cabello y tu piel. De principio a fin.

El cloro, el gran enemigo

El cloro cuenta con diversos productos químicos que, como comúnmente se sabe, son dañinos para los ojos, el cabello, alergias, mucosa y su involuntaria consumición. Estos son el Hipoclorito de Sodio, el Hipoclorito de Calcio, el Cloro Gaseoso y el Dióxido de Cloro.

Además de para nosotros, las piscinas cuidadas con cloro son perjudiciales para el medio ambiente, especialmente para los seres vivos que habitan en el subsuelo y en el aire, pues daña de una forma lenta pero crucial por su estado gaseoso y su infiltración en la tierra.

También hay que cuidar con detenimiento el pH del agua clorada. Esta tiene que estar entre el 7 y el 7,2. Cualquier medida inferior hará que el agua sea más ácida, por lo tanto, corrosiva. Inferior y también superior, pues a cantidades elevadas, el cloro no puede mezclarse con la materia orgánica que tiene como objetivo destruir.

La gran alternativa: la sal

El agua salada, en cambio, combate todos estos efectos nocivos que presenta el agua con cloro: no es tan irritable para la piel ni dañina para el cabello, no produce un enrojecimiento extremo de los ojos, nos hace flotar con mayor facilidad (aunque no al nivel del agua de mar, puesto que su nivel de sal es mayor y no está controlado), no irrita tanto la piel, alivia dolores reumáticos y musculares, al ser un agua más densa, mejora los movimientos, así como la circulación…

Beneficios que, de una forma u otra, a un nivel u otro, hacen que nuestro cuerpo sufra menos y se exponga menos a los químicos que toman protagonismo es una piscina salada antes que clorada.

Si continúas navegando por este sitio, aceptas el uso de cookies. Más info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar